Test de vacío

14/07/2017

Test de vacío

Requisitos legales

Cada infraestructura sanitaria tiene la obligación de seguir algunas indicaciones específicas de esterilización del entorno y del instrumental para proteger a los trabajadores sanitarios de los riesgos de contaminación por agentes biológicos, que pueden causar daños tanto al propio trabajador como a terceros.
Estas obligaciones, que resultan indispensables para prevenir y proteger a los trabajadores en el lugar de trabajo, ofrecen la garantía de los estándares de seguridad y de higiene para cuidar de la salud de quien, por extensión, se beneficia también de forma indirecta del resultado de este trabajo.

Clínicas médicas, hospitales y clínicas veterinarias están obligadas en la misma medida a respetar las disposiciones sobre la actividad de esterilización que se mencionan en el Decreto Legislativo 81/2008 y ss. Lo mismo sucede con las consultas dentales, en donde resulta fundamental el rigor con el que el empresario aplica todas las normas y los procedimientos de esterilización necesarios para que pueda manipularse y descontaminarse el entorno y el instrumental, así como eliminar todos los riesgos sanitarios asociados a la actividad del trabajador.

En una consulta dental, todos los procedimientos de desinfección y esterilización se basan en métodos químicos y físico-químicos con el objetivo de destruir e inactivar potenciales microorganismos patógenos presentes en el instrumental.
En caso de usar sustancias químicas, hay que tener presente el grado de toxicidad del producto utilizado y valorarlo en relación a su eficacia.

Según el Decreto Legislativo 81/2008 y ss., uno de los métodos de descontaminación más simples pero más eficaces es el que se obtiene mediante el uso de autoclaves específicos que alcanzan temperaturas superiores a los 130º para destruir todos los microorganismos presentes en el instrumental dental.
Para asegurarse de que el dispositivo que se utiliza en la consulta dental de forma eficaz para crear vacío en el interior de la cámara del autoclave, se debe realizar el test de vacío de forma periódica.

También conocido como Vacuum test, el test de vacío permite verificar el correcto funcionamiento de los autoclaves esterilizadores, destacando potenciales fallos de la bomba, pérdidas de aire de la junta de la puerta o de los empalmes de los tubos, el buen estado de las electroválvulas y que se llega correctamente a los límires de vacío preestablecidos en cada máquina.
Este test suele estar presente en todos los autoclaves, con un ciclo específico y tiene una duración de entre 20 y 30 minutos.

Con el test de vacío se crea el vacío en el interior de la cámara del esterilizador dental en el ciclo, durante el cual la tasa de la pérdida de aire debe situarse dentro de los límites que establece la normativa. Por tanto, la máquina comunica si el test ha finalizado satisfactoriamente y su resultado positivo debe registrarse en el apartado dedicado al mantenimiento de los registros de esterilización. Una de de las ventajas de los autoclaves dentales de alta tecnología es que poseen un ciclo específico para la esterilización y otro, el ciclo definido como B, específicamente creado para efectuar el test de vacío.

Cada clínica dental tiene la obligación, según las disposiciones legales, de asegurar una correcta esterilización del entorno de trabajo y de los materiales que utiliza, para asegurar una completa descontaminación que garantice la seguridad tanto de los trabajadores sanitarios como de cada cliente.
Por tanto, el test de vacío comprueba la adecuación de la esterilización que se ha realizado, para lo cual es indispensable que los autoclaves dentales que hay que utilizar a diario para inactivar los microorganismos que contaminan el instrumental funcionen correctamente.

Categorías

Top