La importancia del embolsado

La importancia del embolsado en la clínica dental

El sistema de Barreras Estériles y la norma UNI EN ISO 11607

En el proceso de esterilización, cada fase es fundamental para garantizar que todo el protocolo se realiza correctamente y de forma eficaz. Un buen trabajo de envasado y sellado contribuye a garantizar y preservar la seguridad de los instrumentos y de todos los actores presentes en una clínica, desde los operadores a los pacientes.

Según lo previsto en el protocolo de esterilización, después de la fase de lavado y descontaminación, cada instrumento y cada dispositivo médico se debe embolsar.

El envasado es una fase preliminar a la esterilización y consiste en insertar los dispositivos médicos en un envase desechable (Sistema de Barreras Estériles – SBS), cuyas características se indican en la norma UNI EN ISO 11607-1.

Por lo tanto, el envasado tiene el objetivo de permitir la esterilización, proporcionar protección física y mantener la esterilidad de los instrumentos esterilizados hasta su posterior uso.

Bolsas y rollos para la esterilización del instrumental odontológico

Para el envasado, la norma prevé que los dispositivos se embolsen y esterilicen en envases desechables que garanticen la disponibilidad aséptica del dispositivo. El sellado se puede realizar en bolsas de papel de polipropileno o en hojas de papel grado médico. Las bolsas y rollos de papel más comunes son:

  • Bolsas planas
  • Bolsas con fuelle
  • Rollos planos
  • Rollos con fuelle
  • Bolsas autosellantes

Las bolsas autosellantes contienen un adhesivo que no requiere de termosellado y su uso, aunque más rápido, resulta a menudo menos eficaz y deja más espacio al error humano, por lo que se desaconseja. Es fundamental obtener siempre un sellado óptimo. Además, la amplitud de la termoselladura no debe ser inferior a 6 mm y las dimensiones de las bolsas deben ser lo bastante amplias para que el material que contienen no ocupe más de 3/4 del volumen total.

Envasado y trazabilidad en el proceso de esterilización

Además de garantizar y preservar la esterilidad de los instrumentos después de la esterilización, la normativa sobre envasado también prevé un sistema de etiquetado y trazabilidad fundamental para la gestión, el control y el funcionamiento de la clínica. La información que cada envase debe indicar tiene que incluir:

  • Los datos del operador que ha realizado la esterilización.
  • El número del ciclo de esterilización que indique el autoclave.
  • La fecha de envasado.
  • La fecha de caducidad (de modo indicativo, unos 30 días a partir de la fecha de envasado). Si el dispositivo no se utiliza una vez caduca el sellado, se deberá someter a un nuevo proceso de esterilización.

Estos datos son fundamentales para la completa y correcta trazabilidad del proceso, ya que proporcionan información que identifica y certifica el material esterilizado, la esterilización realizada y la caducidad, indicando posteriormente también con qué paciente se utilizará y cuándo.

La importancia de envasar y sellar correctamente el instrumental odontológico resulta fundamental, y es una fase previa a todo el proceso de esterilización. Un correcto embolsado garantiza la eficacia, la trazabilidad y el almacenamiento de los dispositivos médicos esterilizados, manteniendo los instrumentos en condiciones de seguridad óptima hasta el momento de su posterior utilización.

29/06/2017

Categorías

Top

Utilizamos las cookies para mejorar su experiencia en nuestro sitio. Al navegar en este sitio web, el usuario acepta utilizar las cookies. more information

Utilizamos las cookies para mejorar su experiencia en nuestro sitio. Al navegar en este sitio web, el usuario acepta utilizar las cookies.

Close