Trazabilidad
y seguridad en la esterilización

21/05/2018

Trazabilidad y seguridad de los tratamientos en la clínica dental

Esterilización y trazabilidad

Hoy en día, una clínica dental moderna debe garantizar la seguridad de los cuidados y de los tratamientos que ofrece y hacer todo lo necesario para reducir los riesgos relacionados con la prestación de sus servicios.

Esto significa en primer lugar, potenciar las actividades de prevención y gestión de riesgos, mediante un uso adecuado de los recursos estructurales, instrumentales, tecnológicos y organizativos.

En este sentido, todo el proceso de esterilización (y todas las actividades encaminadas a mejorar la eficacia) adquiere un papel fundamental, puesto que representa la primera forma de prevención de infecciones cruzadas, o de transmisión de enfermedades infecciosas de un paciente a otro a causa de instrumental que no ha sido tratado de forma adecuada.

Adoptar un protocolo de esterilización optimizado y moderno, administrando todos los procedimientos de forma segura y ordenada, permite a la clínica garantizar un servicio puntual, seguro, controlado y siempre verificable.

Gestión, seguridad y prueba a posteriori

La esterilización, desarrollada para devolver la esterilidad al instrumental y proteger la seguridad de pacientes y profesionales, actualmente debe demostrar que todas sus fases hayan sido realizadas correctamente, trazando el proceso y compilando una base de datos histórica del instrumental y de su uso.

Seguridad por lo tanto para los pacientes que se someten a intervenciones con instrumental esterilizado y meticulosamente identificado e identificable (mediante un sistema de etiquetas y códigos), y también garantías en el sentido operativo, legal y jurídico para la clínica, con información y datos que pueden demostrar, probar y reconstruir en cualquier momento (y en caso de posibles disputas) la corrección de los procedimientos internos llevados a cabo en la clínica.

Trazabilidad: seguridad para los pacientes

En el sector odontológico todos los instrumentos que se utilizan con cada paciente se deben someter a un procedimiento específico que permita esterilizarlos para reutilizarlos posteriormente.

El proceso de esterilización prevé una serie de pasos sucesivos que comienzan por la recogida después del uso, una primera descontaminación, la posterior desinfección, el lavado, secado, embolsado y la esterilización en un autoclave.

Distintas fases y procesos destinados y orientados a un único objetivo: garantizar la máxima seguridad. Para que el proceso sea seguro, además de tener que ejecutarse escrupulosamente, todos estos pasos deben controlarse, validarse y trazarse.

Esto permite controlar y registrar cada ciclo de esterilización, un protocolo en el que cada lote de material y cada bolsa de instrumentos, al ser utilizado con los pacientes, posee su propia etiqueta que permite organizar toda la información de forma precisa, lo que permite rastrear todos los elementos del proceso y su resultado, y saber qué instrumento se ha utilizado con cada paciente y cuándo.

Creando para cada paciente documentos de registro tanto físicos como digitales de toda la información del proceso de esterilización que se actualizan tras cada cita y tratamiento.

Utilizar tecnologías y métodos útiles para la trazabilidad de los materiales utilizados y para la retrazabilidad de los instrumentos esterilizados responde a las obligaciones que establece la legislación nacional sobre los procedimientos de esterilización y se ajusta a las indicaciones contenidas en las principales directrices internacionales.

Trazabilidad: seguridad para la clínica dental

La validación, la trazabilidad y la retrazabilidad juegan un papel fundamental también para la clínica dental, ya que mejoran la organización y operatividad diaria y son una prueba y un testimonio histórico de que las operaciones se han efectuado correctamente.

Además de poder gestionar el protocolo de manera ordenada y eficiente, un sistema de trazabilidad evolucionado permite a la clínica conservar pruebas del trabajo correcto, protegiéndose en caso de disputas.

Por tanto, la trazabilidad permite verificar los datos que certifican la esterilidad del instrumento antes de su uso, indicando los datos del día de esterilización, el tipo de ciclo efectuado, el número consecutivo, el resultado del ciclo, el trabajador que ha efectuado el ciclo y la fecha de vencimiento prevista por el protocolo interno de esterilización.

Además, este procedimiento, especialmente si se digitaliza, permite reconstruir las acciones realizadas en un dispositivo esterilizado, con el fin de permitir la retrazabilidad por parte del usuario y de los organismos competentes.

Pro System: trazabilidad avanzada

Con Pro System, Euronda se replantea y organiza todas las fases de la esterilización como un único protocolo de protección conectado e integrado.

Un sistema de máquinas en diálogo que registra, controla y comparte los datos de los ciclos de trabajo de cada fase y permite estar siempre informado sobre el proceso realizado para cada instrumento.

Un sistema que innova los conceptos de validación, trazabilidad y retrazabilidad, digitalizando y automatizando los procedimientos, para garantizar el control total de los datos y la máxima operatividad.

No solo el sistema de trazabilidad Pro System cumple los requisitos legislativos previstos para la esterilización, sino que eleva el concepto de prevención, mejorando la seguridad en las prestaciones sanitarias dentales.

Descubra Pro System

Categorías

Top